4 años atrás
1826 Visitas
0 0

Cuando tocan lo tuyo

Escrito por

Recuerdo, que hace alrededor de una década, en Chile, se levanto toda una oleada de discursos en contra de la inmigración peruana y boliviana, que en ese entonces se estaba asentando en nuestro país. Comentarios xenófobos contribuyeron a la marginación de éste colectivo, acusándolos, entre otras muchas cosas, de ser los culpables de la caída en picada de los sueldos de la clase obrera.

Al poco tiempo, no tardaron en llegar explicaciones más justas en relación a la problemática. Dichas argumentaciones, exoneraban de culpa a éstos inmigrantes de países hermanos, poniendo el acento en lo evidente; los sueldos no habían bajado porque ellos abaratasen antojadizamente el costo de su mano de obra para entrar en competencia en el mercado laboral, sino más bien, se trataba de un proceso ya conocido. Empresarios, patrones, cómo se les quiera llamar, quiénes buscando mejorar los márgenes de sus beneficios, se aprovechaban de la necesidad de personas que sólo intentaban abrirse camino en nuestro país.

Esta lectura alternativa de la situación, adquirió muchos adeptos, entre ellos me incluyo. Amigos, conocidos y no tan conocidos, opinaban que estábamos ante un sistema perverso y que resultaba completamente injusto discriminar a los inmigrantes peruanos y bolivianos. En respuesta, la opinión de la clase obrera, justamente quienes se veían afectados por ésta baja de salarios, reclamaba una especie de sentido de empatía con ellos, expresando que la situación se experimentaba de modo distinto cuando tocan, en principio, lo que es tuyo.

Lo anterior lo traigo a colación, puesto que de un tiempo a esta parte el flujo migratorio de España hacia Chile se ha hecho más evidente. Leyendo un titular de la prensa electrónica se habla de más de 40.000 españoles en nuestro país, que así como lo hicieron en su momento peruanos y bolivianos, buscan también una oportunidad, ya que en su país de origen la crisis los ha dejado prácticamente sin horizontes laborales.

Mayoritariamente, los españoles que han emigrado a Chile son personas con alta formación, hablamos de universitarios que buscan un puesto cualificado. Ante esto se me ocurrió preguntarle a un par de amigos y conocidos que viven en Chile en relación a éste tema, y con cierto reparo hablaban de cómo se está viendo afectado su mercado laboral, si bien es cierto no llegaron a expresar discursos xenófobos, pero si me llamó la atención que dijeran que la mayoría de los españoles buscaban trabajos de lo “suyo” (relacionados con su formación), como queriendo comenzar desde arriba, y que eso a la larga, iba a agotar las opciones laborales para los nacionales, puesto que de hecho muchas empresas y universidades los estaban prefiriendo.

Por otro lado, leyendo foros en internet, donde el anonimato permite que se puedan dar opiniones más duras, la cosa pintaba mal. Directamente se hablaba que los españoles venían a robar el trabajo a los chilenos, que con su aire de superioridad europea querían arrebatar algo que les pertenecía a los autóctonos en primer lugar, como si se tratase de un derecho que se desprende por pertenecer a un trozo de tierra determinado.

Al igual que en su momento, constructores, albañiles, asesoras del hogar, etc, criticaban la inmigración peruana y boliviana, ahora profesionales de diversas ramas comienzan a sentirse amenazados por esta figura del “inmigrante competidor” que viene sin escrúpulo alguno a quitarles el trabajo. Al parecer, el discurso cambia cuando tocan lo tuyo.

Yo soy inmigrante, llevo 4 años fuera de Chile y como cualquier persona intento abrirme un espacio en lo laboral. No creo, en lo absoluto, estar robándole el trabajo a ninguna persona, simplemente intento competir en un sistema en base a mis cualidades personales y profesionales. Ciertamente, es una competencia más justa, que deja de lado cuestiones como el derecho que otorga la tierra, porque si nos ponemos en esa situación y todos los chilenos que estamos fuera volviésemos, ¿qué pasaría?, ¿estaríamos disminuyendo las opciones laborales del resto? O en éste caso es algo sin cuestionamientos por el hecho de haber nacido en el territorio?, para mí, no hay diferencias.

 

Etiquetas de la entrada:
· · · · ·
Categorías de la entrada:
Columnas

Psicóloga Educacional Infanto-Juvenil Universidad de Santiago de Chile.
Máster en Intervención Psicosocial Universidad Autónoma de Barcelona

Comentarios a Cuando tocan lo tuyo

  • El panorama laboral en Chile me asusta cada vez más, sobre todo al intentar imaginar cómo será mi inserción laboral en un par de años cuando regrese a Chile.
    Yo no tengo nada en contra de aquel que emigra para buscar mejores condiciones de vida, creo que está en su derecho y yo también lo haría si considerara que en mi país no tengo las oportunidades para desarrollarme tanto en lo personal como en lo profesional. Considero que puedo competir en cuanto a capacidades, en igualdad de condiciones con un extranjero en mi ámbito de experticia. Lo que si no puedo controlar es la predilección de la idiosincrasia chilena por lo extranjero. Pero ojo, cuando digo extranjero, no me refiero al peruano, al boliviano o al colombiano; me refiero a la predilección que se tiene por todo aquel que proviene del viejo continente (Europa). Aquí ya no puedo competir, no puedo competir con la necesidad de “europeizar” el entorno, con las ganas de borrar el vestigio de nuestra descendencia indígena y con la creencia de que si más cerca estamos de la “madre patria” más buenos seremos.

    Viviana 29 julio, 2013 4:13 pm
  • Siempre me ha causado curiosidad esa perspectiva, con la misma energía que las personas incentivan a los que se van (cómo símbolo de éxito) … repudian a los que entran. Sin importar la bandera, es el mismo proceso.

    Daniela 30 julio, 2013 11:55 pm
  • Creo que se están mezclando cosas que pareciera que son lo mismo, pero no lo son, y hay que tener mucho ojo con eso, porque es fácil caer en ese truquito, sobre toso si se deja fuera del artículo parte importante del contexto. Al igual que Viviana comparto su postura. Acá no se trata de que están tocando lo tuyo, y entonces como ahora no me conviene voy a sacar un discurso racista o xenofobo antojadizo y oculto. Se trata acá de que seguramente esos que adoptan el discurso de que los inmigrantes bolivianos o peruanos vienen a quitar los puestos laborales, jamas nunca va a tener la misma visión de un español que se avencinda en Chile, porque como otrora fue, se trata de una “mejor raza o clase de gente”. Sabido es que las condiciones de ingreso al país no son las mismas…o vamos a decir que le piden lo mismo a un peruano o a un boliviano que a un español que ingresa al país? sabido es además- antes de la crisis al menos e incluso hoy también- las enormes diferencias en cuanto a condiciones socioeconómicas de vida, y de índice de desarrollo humano entre ambos países, del costo de la educación superior mejor ni hablemos (la mayoría en España estudia GRATIS pq existe la educación pública) y menos mencionemos la deuda histórica de la “Madre Patria” con el continente Latinoamericano luego de siglos de saqueo y colonialismo. Entonces, de qué competencia estamos hablando? Los españoles que legan al pais hoy vienen con posgrados, y claro, los peruanitos y bolivianitos vienen a la contru o a ser nanas..a esos no los queremos supuestamente, pero a los europeos si? Esa facilidad del ingreso de españoles a Chile y a otros países de AL se llama simplemente servilismo y contiene mucho de racismo, porque si fuera igual para todos, no hay nada que alegar ni que decir, y ahí simplemente seria ver como opera, una vez más la dinámica perversa de este modelo dónde la división del trabajo hace que te ubiques dónde la vida te permitió o no oportunidades para hacerlo. Y claro que no son exactamente las mismas para un niño que nace en la sierra peruana que en Madrid.Me considero una activista de los derechos de los inmigrantes y tengo años de experiencia y camino en ello. Y no lo digo de soberbia, sino que no se trata acá de decir que uno está en contra de la inmigración, se trata de que paremos de una vez la mirada eurocentrica y creer que son tipo una raza superior y seamos justos y ecuánimes a la hora de abrir nuestras fronteras. El día que todos seamos tratados como iguales, entonces hablemos de una justa “competencia” laboral

    Amaranta 8 agosto, 2013 3:30 am
  • El problema esta en nuestra cultura que viene sobrevalorando por siglos al europeo o al estadounidense, y pasa lo mismo con el empresario que baja los sueldos y se aprovecha de la gente que necesita trabajar a cualquier precio. La culpa no es del “español”, la culpa es que nuestra idiosincrasia, que así cómo menosprecia al “peruano” y al “boliviano”,enaltece al europeo…
    No pongamos en el blanco a la gente que emigra buscándose una oportunidad laboral, cuestionemos lo que está de fondo, aquellos procesos que permiten que algunas nacionalidades gocen de un trato predilecto en nuestro país, cuando todos debiésemos ser iguales!

    Priss 11 agosto, 2013 1:02 pm
  • Amaranta: la educación en España es gratuita sólo hasta el bachillerato (eso no incluye los libros, ni comedores, ni actividades extraescolares que todos hacemos), las universidades tienen un arancel elevadísimo (2000 € aprox), nadie estudia gratis como dices tu.
    El ingreso a los Españoles a Chile no esta nada fácil, vete a un consulado y pregunta los requisitos, al igual que el resto podemos entrar como turistas y una vez que se nos vence los 3 meses tenemos que ir a un paso fronterizo para salir y entrar el mismo día y así renovar el visado por 3 meses más, en ese proceso te encuentras con gente de distintos países, queridos o menos queridos por los chilenos.
    Hace 5 años atrás eramos bien recibimos,pero ahora no. La culpa no es nuestra por intentar buscar una fuente de trabajo, así como tampoco el peruano que intenta al igual que yo poder pagar las facturas para vivir.
    No venimos a quitarles nada, tampoco quiero que por el hecho de ser español tener más ventajas que un hermano vuestro cómo el peruano, la cosa no va así. Quiero conseguir un trabajo en igualdad de condiciones, nada más….
    Volvemos al proceso de inmigración de la postguerra, nos vamos con una mano adelante y otra atrás. Nos vamos a trabajar!, yo tengo carrera y bien que he trabajado de cajero en un super, o de vendedor en una cadena de comida rápida… sé que me demoraré un buen tiempo en conseguir un trabajo que se corresponda con mis estudios, de momento sobrevivo y espero mi oportunidad, al igual que muchos chilenos que por años han venido a España a trabajar.

    Albert 11 agosto, 2013 1:46 pm

Dejar Comentario

Inicio