3 años atrás
2592 Visitas
0 0

Sartre, un intelectual de su tiempo

Escrito por

  El 21 de éste mes se conmemoró los 110 años del natalicio de Jean Paul Sartre. Literato y filósofo, pero ante todo intelectual comprometido con muchas causas revolucionarias a lo largo del siglo XX.

            Una de las mejores descripciones de su vida la realizó su compañera Simone de Beauvoir –en sus memorias–; mujer con la cual su vida se imbricó. Solo los separó la muerte.

            Su compromiso político y sus convicciones ideológicas le trajeron muchos desencuentros, ganó detractores entre amigos y colaboradores.

“A lo largo de toda su existencia, Sartre no dejó nunca de cuestionarse, una y otra vez; sin negar lo que él llamaba sus intereses ideológicos no quería verse afectados por ellos razón por la que a menudo escogió pensar contra sí mismo[*]”

            Una de sus grandes obsesiones a parte de la literatura y la filosofía, fue la función del intelectual en un siglo convulso como el que le tocó vivir. Concluyó que el “nuevo intelectual” debe estar con las masas, aportando nuevos conocimientos, para que a partir de allí “hacer triunfar la verdadera universalidad”.

            La crítica de Sartre fue al mundo burgués y sus valores, tarea que también hicieron en Francia cada cual según su estilo Gilles Deleuze, Michel Foucault, Alain Badiou y otros.

            Sartre se solidarizó con cuanta lucha consideraba revolucionaria, firmó decenas de manifiestos, dirigió varios periódicos militantes, se solidarizó con las luchas de liberación de los pueblos oprimidos.

            Hasta en sus últimos días, muy enfermo con ceguera, no descansó en ese afán por ser él mismo ese nuevo intelectual capas de estar con las masas, acompañando esas luchas y aportando nuevos conocimientos, desde la literatura, desde los artículos, desde las entrevistas y en los mítines.

            Esas tareas de salir a la calle, de estar con el pueblo, en los comités de acción en las fábricas, tomar el megáfono y criticar la opresión en todas sus dimensiones, parecían que eran tareas ajenas a un nobel de literatura (aunque no fuese a buscar el premio). Pero la tarea esencial todavía seguía siendo estrictamente filosófica, comprender al hombre.

            Sus novelas caminaron por ese sendero, pensaba que su literatura tenía que dar cuenta a esa comprensión que provenía de la filosofía, de lo que en profundidad le ayudaba comprender el mundo.

            En su lecho de muerte dijo “se había hecho lo que se tenía que hacer”. Sin duda, Sartre fue un controversial intelectual de su tiempo.

Categorías de la entrada:
Columnas
http://filosofiaysociedadpanama.blogspot.com/

Abdiel Rodríguez Reyes. Profesor e investigador panameño.

Dejar Comentario

louboutin pas cher louboutin pas cher louboutin pas cher louboutin pas cher louboutin pas cher louboutin pas cher scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet scarpe hogan outlet air jordan pas cher air jordan pas cher air jordan pas cher air jordan pas cher air jordan pas cher golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet golden goose outlet max maillots max maillot woolrich outlet
Inicio