3 meses atrás
966 Visitas
4 0

Presidenciales 2017: El error de no enviar una nueva ley de migración para Chile

Escrito por

Qué duda cabe que vivimos tiempos de convulsión global en donde mayores son las demandas ciudadanas. En este marco a mayores niveles de incertidumbre menores son las certezas, y ante ello la respuesta ha devenido políticamente en la búsqueda de la reafirmación interna o local, se trata de una respuesta basada en las propias identidades nacionales. Es en un contexto de incertidumbre el terreno fecundo para facilitar e incrementar los escenarios de la inseguridad y el miedo.

En este escenario es que a nivel global hemos sido testigos de la proliferación de candidaturas que buscan nichos temáticos de fácil rédito electoral. De ahí es que la construcción del relato de la incertidumbre social operan como slogan publicitario, apelando a la subjetividad emotiva de la ciudadanía, más que el soporte técnico e empírico. Más trabajo, más seguridad y estabilidad económica son los relatos que se instalan en el centro de las campañas electorales como respuesta a los contra relatos de imaginarios de incertidumbre instalados, como lo son; desempleo, delincuencia y estancamiento económico. Incrementar la sensación de incertidumbre e inestabilidad es la clave para sectores conservadores que detentan el poder.

Con todo, de ahí que las inseguridades se resignifican en certeras promesas de campaña, pero para el cumplimiento de estas promesas también emergen un imaginario funcional de factores obstaculizadores. Para algunos estos obstáculos están determinados también por los “otros no locales” es decir el otro “extranjero”. Son ellos quienes son también el depositario de la incertidumbre, pero también del estancamiento o la ausencia del progreso; restan empleos, aumentan la delincuencia, sobrecargan a la economía del país. Por tanto la migración también es un bastión político que co-facilita el relato político de incertidumbre hacia un electorado específico más bien tendiente a la xenofobia y la reafirmación local. Por cierto de ahí es donde también erradicarán las promesas de campañas, basadas en reduccionismo a lo nacional-local como solución simplista a la incertidumbre. Sin duda la experiencia internacional- como nacional- nos da ciertos indicios que el foco también estará centrado en ellos, los ciudadanos extranjeros.

Desde este punto de vista, la xenofobia política e institucional que afloro tanto en el proceso electoral con el posterior triunfo de Trump o bien el paso a segunda vuelta de Le Pen son ejemplos de ello. Chile no está ajeno aquello, es más teniendo en cuenta las declaraciones de la oposición durante el año 2016, particularmente sobre la migración en general y los migrantes latinoamericanos en particular, todo lo anterior hace presagiar que este 2017 tendremos aseveraciones por parte de sectores conservadores de mayor intensidad, con el objetivo de capitalizar electoralmente la xenofobia. El foco no estará puesto en la movilidad de capitales, no obstante si en la movilidad humana. El país vive un momento crucial en la definición de la construcción de una sociedad intercultural. No abordar esta relevante temática con la seriedad que se merece, es un error político, el no despacho de la nueva ley de migración al parlamento, durante este año negándose a ello, traerá consecuencias en la construcción del Chile tolerante, diverso y multicultural.

Con la ausencia del proyecto de ley en el parlamento como antecedente, y en año presidencial, no habrá nada que no pueda detener la discusión improvisada de los candidatos presidenciales respecto al fenómeno migratorio en Chile. Ante el marco de la inminente ausencia de un nuevo cuerpo de legal que responda a los tiempos, esto facilitara que exista un libro en blanco y abierto para la agresión populista y xenofóbica. De concretarse este momento político-mediático, grave serán las consecuencias y condiciones para la convivencia intercultural. Ello particularmente para familias y niños que hacen de Chile su segunda tierra día a día en los barrios, pues la incertidumbre imaginaria se plasma u operacionaliza en miedos y desconfianza real y aquello tiene un correlato en la ciudadanía.

Estudios recientes dan cuenta que un 30% de las familias migrantes han sentido abierta discriminación y consciente de esto organizaciones, colectivos migrantes y organismos internacionales como Amnistía Internacional, han hecho eco de la importancia de aquello, sin resultados positivos. Si la respuesta ante incertidumbre es orientada hacia la población migrante, como lo presenciamos durante el año 2016, mayores serán los efectos de validación del supuesto que lo nacional está por sobre lo intercultural o la intolerancia por sobre la valorización del otro como agente de contribución social, económico y cultural. Hay momentos políticos y decisiones que son bisagras para la construcción y diseño del Chile de futuro, diverso, tolerante e inclusivo, y este momento requiere mayor capacidad política para dar una lectura correcta y certera de aquello.

Categorías de la entrada:
Columnas

- Sociólogo, con especialización en migración, ex coordinador de la Red Migración e Interculturalidad –Chile (Sociedad Civil). - Co-redactor informe sombra, Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares. Fue coordinador e investigador en Chile, del proyecto Iberoamericano “De rasgos Árabes”. Migración y Cultura árabe en Latinoamérica, Centro Cultural de España. - Coordinador e investigador Proyecto “Todos Somos Migrantes; apoyo a la integración de migración andina en Chile” 2008-2010, Fundación Ideas, Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).Autor investigación Somos Migrantes Experiencias de Integración a la Ciudad de Santiago, 2011. - Sociólogo, especialista, Oficina de Migración de la Ilustre Municipalidad de Santiago en donde diseñó y elaboro para dicha comuna el plan “La Escuela Somos Todos” regularización a niños y niñas migrantes vulnerados en sus derechos, que sería aplicado luego en diversas comunas. - Co-autor del proyecto “Mediadores Sociales Interculturales”, piloto aplicado por el Ministerio de Desarrollo Social en comunas de la R.M. Miembro del consejo consultivo en materia migratoria de las mesas temáticas de la Sociedad Civil del Senado de La República. - Representante actualmente del Superintendente de Seguridad Social en la Mesa Técnica de Política Migratoria y Asuntos Internacionales del Ministerio del Trabajo y Previsión Social.

Dejar Comentario

Inicio