1 mes atrás
1062 Visitas
6 0

¿Chile país de acogida?

Escrito por

Hoy llegaron 60 refugiados sirios a Chile, el año 2009 fueron 117 palestinos y 26 refugiados provenientes de la ex Yugoslavia llegaron el año 1999. Las realidades de estos grupos fueron distintas, pese a que las tres experiencias fueron parte de un programa especial del Estado chileno junto ACNUR, para los provenientes de Europa la falta de planificación, recursos y experiencia, fue lo que significó un fracaso en la política de Chile como país de acogida. En el caso de los refugiados palestinos hubo mayor planificación y financiamiento, pero hubo errores en aspectos esenciales para la inclusión social, como la priorización en temas culturales y la enseñanza de español.

Pero estos refugiados, los menos, son privilegiados, esto lo digo pues cuentan con financiamiento especial, reconocimiento de su condición, vivienda y acceso a distintos derechos sociales.

Los otros refugiados, los que no son parte de un programa especial, ni son instrumentalizados mediáticamente por el Estado y ACNUR, esos refugiados y solicitantes de asilo ocultos por el Estado, deben ingresar al país muchas veces por pasos no habilitados, pues la PDI no les permite el acceso a Chile.

Esos otros solicitantes de asilo, deben esperar al menos dos años para ser reconocidos como refugiados, cuando les permiten formalizar la solicitud. Deben ser víctimas de angustiantes entrevistas de elegibilidad y deben esperar meses por asistencia sicológica, legal o económica, si es que la obtienen, ante la carencia de programas de acompañamiento e inclusión social por parte del Estado chileno y el conformismo de ACNUR.

¿Chile es un país de acogida?, lo dudo, creo que la conciencia histórica nos lleva al deber de hacerlo, pero de mala gana y forma. El Estado chileno tiene compromisos y obligaciones por los instrumentos internacionales ratificados, pero los cumple a medias, pues solo actúa como órgano que evalúa, aprueba o rechaza solicitudes de asilo. Respecto a la inclusión, accesibilidad de derechos y otros aspectos referentes a entregar dignidad a los solicitantes de asilo y refugiados los terceriza en organismos de la iglesia, así ha sido con la Vicaría, Incami y Fasic. ACNUR por su parte cumple con aspectos técnicos y diplomáticos, pero su relación con refugiados y solicitantes de asilo, es prácticamente nula, pues también está tercerizada en universidades o iglesias.

No corresponde que el Estado siga discriminando entre solicitantes de asilo y refugiados, entregando beneficios a unos y negándolos a otros No podemos seguir estableciendo diferencias que son relevantes y tienen significancia en la calidad de vida de estas personas, que requieren de un Estado que les de protección y cumpla con sus obligaciones internacionales, y repito, pues no es ayuda, no es un favor, es una obligación y un compromiso a cumplir cabalmente.

¿Debemos recibir más refugiados?, sí, ¿Le damos la bienvenida a los refugiados sirios?, sí, a ellos y a todos los solicitantes de asilo y refugiados, pero con seriedad, no sólo para la televisión.

Etiquetas de la entrada:
· ·
Categorías de la entrada:
Columnas · Refugiados
http://www.sinfronteraschile.cl/

Abogado, Especializado en Derechos Humanos, Migración y Refugio. Asesor Jurídico Corporación Colectivo Sin Fronteras.

Dejar Comentario

Inicio