Prejuicios y xenofobia en la agenda pública durante el Covid-19

Justo cuando el estallido social, dejó en evidencia ante el mundo las consecuencias de la represión desmedida y las múltiples violaciones a los Derechos Humanos, en medio de una crisis de legitimidad institucional, Chile, afronta ahora la propagación del Covid-19 (Coronavirus), y es en este contexto de emergencia que el discurso público puede contribuir al acceso de información veraz y oportuna, o terminar socavando aún más los Derechos, en especial de la población migrante que ha sido históricamente excluida.

Aunque el país permanezca en toque de queda y se mantenga la cuarentena en algunas comunas, diferentes sectores de trabajadoras y trabajadores, entre estos, también migrantes, permanecen en constante exposición, un riesgo que se impone con mayor violencia cuando está acompañado de prejuicios y prácticas discriminatorias por parte de los medios de comunicación y líderes de opinión.

Es preocupante entonces, que incluso durante la emergencia, se continúe instalando un discurso racista y xenófobo en la agenda pública, como lo hemos visto los últimos días.

Primero fue la portada del diario La Segunda, el martes 7 de abril, la cual presentaba una mujer afrodescendiente con su hijo, relacionando su imagen con la emergencia sanitaria, y que puede interpretarse como racismo mediático, perpetuando estereotipos de personas migrantes asociadas a enfermedades, pobreza, y otras connotaciones negativas. Dicha portada despertó el repudio de organizaciones sociales, sectores académicos y profesionales. Las declaraciones de la Coordinadora Nacional de Inmigrantes y la Red de Periodistas y Comunicadores Migrantes, así como la Cátedra de Racismos y Migraciones Contemporáneas y el Colegio de Periodistas de Chile, pusieron en evidencia la irresponsabilidad y la falta de ética en la publicación, al mismo tiempo que hicieron un llamado al medio de comunicación a ofrecer disculpas y enmendar sus malas prácticas.

Acto seguido, el jueves, 9 de abril, otro medio de comunicación, Al día Chile, a través de su página de Facebook “Quilicura Al Día”, publicó información que previamente difundió la Municipalidad de esa comuna, al señalar la nacionalidad de 14 personas migrantes y afrodescendientes que habrían contraído el Covid-19 y que fueron aisladas en cuarentena, de acuerdo a los protocolos. Una vez más se identifica a un grupo migrante y se le vincula directamente con la pandemia.

Cabe recordar que no es la primera vez que se crea pánico en materia de salud, refiriéndose a personas de ciertas nacionalidades, pues ya sucedió en años anteriores al tratarse otras enfermedades y virus en la opinión pública. Ante esto, y respecto a los relatos racistas que señalan a un grupo migrante en particular, el Colegio Médico de Chile, basado en evidencias y referencias científicas ya se pronunció en el pasado concluyendo que “la creencia de que los haitianos están todos infectados de manera inequívoca es arriesgada, pues no reconoce la inherente variabilidad de perfiles de riesgo y de enfermedad que existe a nivel individual en cualquier sociedad” (2019).

Luego, en esta serie de expresiones xenófobas, el viernes, 10 de abril, el presidente Sebastián Piñera entregó declaraciones a los medios de comunicación, relacionando la inmigración con la propagación del Covid-19. Este discurso no es ajeno a la estrategia comunicacional del gobierno y la política migratoria actual, que alimentan el racismo estructural y los imaginarios que vulneran a las personas migrante, despreciando además el drama que se vive en las fronteras.

Frente a este escenario, es urgente que aboguemos por el respeto y el reconocimiento de los Derechos que tenemos todas las personas que habitamos Chile, y para que la emergencia y el pánico no sean pretextos en la reproducción de racismos y/o nacionalismos que terminan por dinamitar la convivencia.

Deja una respuesta